Como os hemos contado en diversas ocasiones, uno de los problemas más dolorosos que padecemos actualmente en las Tierras del Ebro es el del denominado expolio de olivos. Consiste en la compra y arranque de árboles centenarios y milenarios de gran valor, que son trasladados a países lejanos donde, supuestamente, se convierten en adorno de los jardines y propiedades de personas e instituciones ricas. Hace años que la plataforma “Salvem el Montsià” viene denunciando una situación que representa una pérdida irreparable para nuestro patrimonio paisajístico, medioambiental, económico y cultural. Es un patrimonio que, hasta ahora, se encuentra en nuestros campos...